Embarazo

El embarazo es el resultado de la fertilización de un óvulo de la madre por un espermio del padre creando un nuevo ser humano a al unirse el material genético de ambos progenitores formando un embrión, con su consiguiente implantación en el útero y desarrollo hasta las 38 semanas de vida, con lo que el niño alcanza la madurez necesaria para nacer y estar expuesto al medio ambiente externo fuera del útero, aún bajo el cuidado de los padres para su abrigo, alimentación, aseo y estimulación, y por supuesto el apego que brindará seguridad y bienestar al recién nacido.

El embarazo es una experiencia única que en términos biológicos corresponde a uno de los objetivos primordiales de cada especie: la reproducción, pero en el ser humano es mucho más, siendo una experiencia física, psicológica y emocional que en cierto sentido completa a la persona como tal y también brinda múltiples beneficios de salud a la mujer a través de la maduración de diversos tejidos en el cuerpo y a nivel psicológico. Al mismo tiempo, como en cualquier proceso corporal normal (o fisiológico), cada etapa del embarazo puede tener alteraciones en una baja cantidad. Ambas situaciones se explicarán en forma simplificada en este artículo para brindar una idea general que ayude a los padres y familiares a entender mejor lo que ocurre y tratar de dar calma en un período que puede causar estrés y preocupación.

Preparándose para el embarazo

Planear un embarazo es una situación ideal, pues permite una preparación psicológica y emocional de mejor calidad que en un embarazo no esperado, aunque ambas situaciones con la atención adecuada y una red de apoyo pueden perfectamente traer al mundo un niño sano y con todas las posibilidades en el futuro.

Cuando una pareja tiene presente el deseo de tener un hijo, además de evaluar asuntos prácticos como la situación familiar, esperanzas y sueños, la futura madre debe consultar con su médico ginecólogo-obstetra para un control, en el que se evalúan los riesgos y beneficios de un embarazo para la madre, la anatomía del aparato reproductor y se solicitan exámenes básicos de laboratorio para asegurar que no exista anemia, infecciones de la orina y dependiendo de los antecedentes médicos de la pareja descartar la presencia de enfermedades de transmisión sexual que puedan tener un impacto en el desarrollo del niño.

En este momento el médico explicará cuales son los días ideales del ciclo menstrual de cada mes para concebir a un hijo y en el caso de quedar embarazada cuando se debe programar el primer control médico.

Un gran paso en disminuir la posible presencia de malformaciones del sistema nervioso y de la columna vertebral es un nivel adecuado en la madre de niveles de vitamina B9 (ácido fólico), por lo que el médico indica un suplemento en tabletas de la vitamina para tomar desde el momento de decidirse por un embarazo hasta algunas semanas después de quedar embarazada, que es el periodo crítico de formación de las estructuras anatómicas en el embrión que se verían afectadas por una falta de ácido fólico.

Dificultades para quedar embarazada

Habitualmente la mayoría de las parejas pueden concebir un hijo, pues sobre un 90% de las mujeres queda embarazada al cabo de un año manteniendo relaciones sexuales sin protección. Recién al cabo de un año una pareja joven que desea tener un hijo debería ser estudiada. Menos de un 10% de las parejas son infértiles, y de ellas alrededor de un 30% tiene una causa femenina! otro 30% una causa masculina un 10% la causa es combinada y el resto son otras causas con varios factores. Es importante saber que la probabilidad de embarazo aumenta en los días alrededor de la ovulación, que es cuando el ovario de la mujer libera un óvulo el cual puede ser fecundado por un espermio. El ciclo menstrual dura en promedio 28 días y la ovulación sucede en el día 14 del ciclo (14 días desde el último día de menstruación).

Una pareja con dificultades para concebir un hijo se somete a estudios que incluyen los niveles hormonales en la mujer y el hombre, anatomía detallada del aparato genital femenino y el recuento de espermios en el semen del hombre. Luego se descartan causas combinadas de la pareja y otras causas menos frecuentes. Algunas causas pueden ser resueltas, en especial las hormonales, y otras requieren un apoyo más especializado y algunas lamentablemente no tienen solución.

Síntomas y signos físicos de un embarazo

Existen síntomas asociados al embarazo, como por ejemplo náuseas y vómitos debidos a los cambios hormonales, fatiga, cansancio, antojos de comida y necesidad de orinar en forma más frecuente. Signos físicos de un embarazo inicial incluyen cambios en el aspecto de los genitales, mamas sensibles o más firmes, oscurecimiento de las aréolas y ausencia de menstruación.

Confirmando el embarazo

El embarazo es sugerido por la ausencia de menstruación en el período esperado con historia de actividad sexual durante el mes previo, en especial cerca de los días de mayor fertilidad. Una vez implantado el embrión en el útero aumentan progresivamente los niveles de una hormona gonadotropina coriónica humana (beta-HCG). Actualmente las pruebas de orina que detectan esta hormona son bastante sensibles y fácilmente encontrados en farmacias. La medición en sangre de esta hormona en laboratorio es altamente sensible. La confirmación del diagnóstico se realiza con un ultrasonido que demuestra un saco embrionario en el útero.

Desarrollo del hijo durante el embarazo

Habitualmente el embarazo se divide en tres trimestres debido a materias prácticas, en especial por los cuidados y controles de la madre así como el desarrollo del embrión, que se denomina feto desde la semana 11 hasta el nacimiento. El primer trimestre se caracteriza porque el niño en desarrollo forma las principales estructuras anatómicas del cuerpo, incluyendo los órganos, durante este período. Debido a la alta velocidad de reproducción de las células es también más sensible a agentes nocivos para su salud. Al momento en que la madre se entera de que está embarazada ya se han formado un corazón y aparato circulatorio funcional así como también el sistema nervioso. El último trimestre se caracteriza porque el niño en desarrollo aumenta de peso y sus órganos maduran preparándolo para la vida fuera del útero. Alrededor de la semana 34 la mayoría de los niños tienen una madurez suficiente de los pulmones para respirar sin ayuda médica.

Cambios maternos durante el embarazo

El embarazo puede ser un gran esfuerzo para el organismo materno, que sin embargo en condiciones normales está preparado para gestar un niño. Hay mujeres que no tienen mayores molestias y otras que son muy sintomáticas durante el embarazo. En un embarazo normal estos pueden incluir:

  • Cansancio
  • Constipación
  • Dolor pélvico
  • Contracciones de Braxton-Hicks
  • Edema de las piernas
  • Aumento de la frecuencia de la micción (orinar)
  • Infecciones del tracto urinario
  • Várices en las piernas
  • Acidez, regurgitación y vómitos
  • Hemorroides
  • Estrías en la piel
  • Ganancia excesiva de peso

Controles con el médico obstetra en un embarazo normal

Los controles de un embarazo normal, dependiendo del país, tienen un esquema combinado entre el médico obstetra y la enfermera matrona y son:

  • Consulta inicial: Cálculo de la edad de gestación (y cálculo de la fecha probable de parto), examen físico, peso, estatura, presión arterial, ultrasonido para confirmar la presencia del embrión, muestra de sangre para hemograma, grupo de sangre y estado de protección contra la rubéola, HIV, hepatitis, sífilis. Una muestra de orina ayuda a descartar una infección urinaria, presencia de proteínas y azúcar
  • Controles cada 4-6 semanas: para medir el peso, presión arterial y educación de la madre con la matrona
  • 16 semanas: Control de resultados de los exámenes
  • 18-20 semanas: En forma opcional pueden tomarse pruebas para detectar síndrome de Down, malformaciones de la columna y alteraciones de la hemoglobina en sangre. Control con ultrasonido para detectar malformaciones, posición de la placenta y líquido amniótico
  • 28 semanas: Control con hemograma para ver los niveles de hemoglobina en sangre. Test de glucosa para detectar diabetes en la madre (se da una cantidad determinada de glucosa a tomar y luego de una hora se miden los niveles de glucosa en sangre
  • 36 semanas: Control de latidos cardíacos del feto y la posición de su cuerpo en el útero. Descartar la presencia de estreptococo grupo B en la vagina, el cual se relaciona a infecciones serias del recién nacido, para tratarlas en forma previa al parto
  • 38 semanas: Control de orina y presión arterial, educación de la madre sobre lo que se espera en las siguientes semanas, control de la dilatación del cuello uterino. Luego de esto los controles son semanales o según lo requerido hasta el parto alrededor de las 40 semanas


Cuando consultar en forma anticipada con su obstetra o en una unidad de emergencias

Molestias correspondientes a embarazos normales, que han sido previamente explicadas por su obstetra o matrona, pueden ser evaluadas en una consulta anticipada.

En los siguientes casos debe consultar en un servicio de urgencia obstétrico (que atiende embarazadas):

  • Sangrado vaginal
  • Dolor pélvico (uterino) mantenido
  • Fiebre (temperatura mayor o igual a 38 grados Celsius, axilar)
  • Vómitos a repetición que no permiten la ingesta de líquidos o alimentos
  • Ausencia de movimiento fetal por más de 4 horas
  • Traumatismo abdominal (golpes en el abdomen)
  • Contracciones uterinas frecuentes, pérdida de líquido por la vagina

Parto

El trabajo de parto comienza con contracciones uterinas que a lo largo de los días se hacen más intensas y frecuentes y además ocurre un cambio de consistencia del cuello uterino, el que finalmente comenzará a dilatarse. En forma frecuente la fase inicial comienza con la ruptura de la membrana amniótica que reviste al útero internamente y ocurre la pérdida de líquido amniótico. El trabajo de parto puede ser prolongado, en especial en primerizas, o más rápido en aquellas mujeres que han tenido varios hijos. El parto mismo también en más rápido en mujeres que han tenido varios hijos (multíparas). En aquellos casos en que el niño es muy grande en relación al tamaño de la pelvis de la madre la alternativa es hacer una cesárea, en que a través de una incisión en el abdomen el obstetra tiene acceso amplio al útero y al niño.

Periodo postnatal

El período postnatal en la mujer que ha tenido un hijo (puérpera) puede ser un poco incómodo al comienzo pero se recupera rápidamente. Durante los primeros días hay sangrado vaginal que disminuye progresivamente, comienzo de la lactancia y retracción progresiva del útero. En los partos por vía vaginal, cuando no hay complicaciones la madre puede volver s su hogar a los 3-4 días, y luego de una cesárea a los 5-6 días. Durante este período es extremadamente importante estimular y asistir el apego materno al recién nacido y la lactancia materna.

Embarazo complicado

El embarazo complicado o patológico puede deberse a muchísimas causas, como por ejemplo enfermedades previas de la madre, problemas del transporte de oxígeno a través de la placenta y cantidad de líquido amniótico o debidos a enfermedades o malformaciones congénitas del niño. Estos embarazos con controlados en forma frecuente y a veces necesitan de reposo u hospitalización prolongada para brindar la atención adecuada al niño y a la madre, y actuar en forma rápida según los protocolos diseñados para cada situación.

Medicamentos, tabaco, café y drogas durante el embarazo

Los medicamentos deben evitarse y nunca usarlos sin consulta previa con su obstetra. Hay medicamentos que no son peligrosos para el niño en desarrollo, mientras que otros lo pueden afectar sólo en momentos determinados del embarazo. Casos complejos como aquellos en que la madre debe usar un medicamento en forma permanente son evaluados con el obstetra en forma oportuna.

Café: Cantidades menores a 200 milígramos al día no se relacionan a problemas, niveles superiores se relacionan a aborto y bajo peso de nacimiento. El contenido de cafeína puede ser elevado en un café espresso y en bebidas energéticas, al igual que en varios vasos de gaseosas con cafeína o barras de chocolate.
Alcohol: Un consumo restringido no se relaciona a problemas pero cantidades moderadas se relacionan al síndrome alcohólico fetal. En general no se recomienda el consumo de alcohol en el embarazo.
Tabaco: Está prohibido en el embarazo, puede producir una amplia gama de desórdenes en el niño en desarrollo y aumenta notablemente el riesgo de problemas con la placenta y ruptura prematura de la membrana amniótica, al igual que cerca de un 30% de partos prematuros.
Drogas: Absolutamente contraindicadas, pueden producir aborto, alteraciones neurológicas permanentes en el niño y malformaciones congénitas.

Periodo postnatal, cuidado del recién nacido:

Ver temas 'Recién nacido: cuidado y estimulación' y Recién nacido: 'Condiciones comunes que preocupan a los padres'.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015