Parto normal y cesárea

El parto es sin duda uno de los momentos inolvidables para la madre, pareja y familia en general. Es la llegada de un nuevo integrante a la familia y el cumplimiento o no de muchas expectativas, en especial la de un niño sano y de un parto sin complicaciones para la madre y el bebé.

El parto es la culminación del embarazo, en la mayoría de los casos sucede en el momento en que el niño ya está en condiciones de sobrevivir fuera del útero bajo en cuidado de la madre. La medicina actual también permite que el parto sea seguro en la mayoría de los casos en que pueden haber complicaciones u ocurrir antes o después del tiempo esperado, permitiendo asegurar el bienestar de ambos.

Fases del parto:

Al final del embarazo ocurren cambios hormonales en la madre, como un aumento de la oxitocina, que ayuda a preparar psicológicamente la madre y se relaciona al comienzo del trabajo de parto, que es el proceso mediante el cual ocurre el nacimiento del niño.

El trabajo de parto se inicia con la aparición de contracciones uterinas coordinadas, de mayor intensidad en comparación a aquellas observadas durante el embarazo, y además ocurre al mismo tiempo la transformación del cuello uterino, que desde estar cerrado cambia progresivamente al „borramiento“ de este y finalmente a su apertura.

1. Fase latente: Comienza cuando la madre comienza a sentir las contracciones uterinas y al final de esta fase se completan los cambios del cuello uterino, con su adelgazamiento y eventual „borramiento“

2. Fase activa: En la fase activa las contracciones del útero se hacen más frecuentes e intensas, el cuello uterino se ha borrado en más del 80% y ocurre la ruptura de la membrana amniótica, con salida de líquido amniótico por la vagina. En esta etapa el cuello del útero se dilata hasta 3-4 centímetros y el obstetra puede palpar la cabeza del feto. Durante este periodo ha ido ocurriendo el descenso del feto en la pelvis de la madre y la cabeza se va acomodando a la parte más estrecha de la pelvis. En madres primerizas este proceso es más lento mientras que en madres que ya han tenido hijos puede ser mucho más veloz.

3. Fase expulsiva: Comienza cuando el cuello del útero está completamente dilatado (10 centímetros), lo que permite la salida de la cabeza del niño y la acomodación de sus hombros, luego la salida del resto de su cuerpo a través del canal vaginal. La duración de este periodo no depende sólo de la madre y el número de partos anteriores, sino que del tamaño del niño que atraviesa en canal de parto.

4. Expulsión de la placenta: Luego del nacimiento del niño se procede a ligar y cortar el cordón umbilical, si este se encuentra en buenas condiciones y su necesidad de apoyo médico entonces ocurre el primer paso del apego materno, en que se coloca al bebé junto al pecho de la madre, en donde siente el contacto con su piel, su respiración y latidos del corazón, otorgando una primera sensación de seguridad al recién nacido. La expulsión de la placenta ocurre luego del desprendimiento de ésta de la pared del útero y de su salida mediante la contracción de éste en los siguientes 30 minutos luego del nacimiento.

5. Periodo postnatal inmediato: En este periodo la madre comienza a recuperarse luego del esfuerzo fisico y psicologico que ha significado el parto. Durante los primeros días normalmente ocurre un sangrado vaginal limitado que se origina en el útero que se contrae progresivamente.

Monitorización de la salud fetal:

Durante la etapa final del embarazo y en especial durante el trabajo de parto, tanto la madre como el niño se monitorean mediante la medición de los signos vitales. Para el feto, la manera más fácil es la evaluación de los latidos cardiacos a través del abdomen de la embarazada. Existen patrones normales de latidos cardíacos (que en general son acelerados), mientras que patrones anormales o latidos lentos pueden indicar sufrimiento fetal y la necesidad de acelerar el parto o realizar una cesárea.

Manejo del parto:

El parto debería atenderse en un centro especializado, dotado de personal preparado y de aparatos de soporte para la madre y el ninho en caso de ser necesario. Si bien la mayoría de los partos ocurre sin complicaciones, la presencia de problemas tanto para el niño como para la madre no son raros y el el área obstétrica las complicaciones pueden evolucionar en forma rápida. Sin los recursos necesarios para prevenir, detectar y tratar complicaciones en cuestión de minutos, el recién nacido (y a veces la madre) pueden tener secuelas permanentes, en especial en relación a la asfixia perinatal.

El manejo del parto también incluye apoyo psicológico de la madre, cuidado de enfermería e hidratación, manejo del dolor debido a las contracciones en caso de ser necesario e inducción del trabajo de parto con medicación que causa la contracción del útero, como por ejemplo con el uso de oxitocina. Esto último se indica en varias situaciones que pueden complicar el embarazo, como sospecha de infección del líquido amniótico o ruptura prematura de la membrana amniótica por ejemplo, ya que en caso de no acelerar el parto el feto se ve expuesto a un riesgo elevado de infecciones si permanece en forma prolongada dentro del útero.

Recolección de células madre:

Las células madre son células del propio feto que son poco diferenciadas pero ante un estímulo específico pueden transformarse en diversos tipos de células o tejidos. En algunas enfermedades pueden ser de un gran beneficio para el tratamiento del paciente y reemplazar el tejido enfermo. Los lugares con un gran número de este tipo de células son el líquido amniótico y la sangre contenida en el cordón umbilical. Actualmente en muchos centros existe la posibilidad de recolectar estas células madre y guardarlas para el futuro en caso de ser necesario.

¿En qué momento la embarazada debe acudir al hospital?

Este es un tema que debe ser claramente discutido en forma previa con la madre, padre y personas que brinden apoyo durante el embarazo, para saber cuándo preparar las cosas para el hospital o clínica, como por ejemplo un maletín con ropa para ella y el niño y artículos de aseo. Si no hay otras indicaciones, la madre debe acudir al hospital con el inicio del trabajo de parto, es decir, cuando hay contracciones uterinas cada 6 minutos o al menos 3 contracciones dolorosas en 10 minutos, que duran alrededor de 45 minutos. Es conveniente discutir en forma previa este asunto con el equipo de salud ya que el momento puede variar dependiendo de la situación de salud de la madre y el feto, o la cercanía al hospital.

¿Cuando se decide por un nacimiento mediante cesárea?

Una cesárea es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se logra el nacimiento de un niño a través de una serie de incisiones quirúrgicas de la piel y luego del útero de la madre. La operación se realiza bajo anestesia regional, por lo que no duele y se utiliza actualmente en los siguientes casos:

  • - Posición anormal del feto (lo que haría muy difícil un descenso normal en la pelvis)
  • - Falla en el descenso (trabajo de parto prolongado)
  • - Sufrimiento fetal
  • - Problemas de la placenta (placenta previa, desprendimiento prematuro de placenta)
  • - Feto mayor de 4 kilos
  • - Falla en la inducción del trabajo de parto
  • - Anormalidades del cordón umbilical
  • - Algunos tipos de malformación fetal
  • - Taquicardia e infección en la madre

¿Cuándo puedo volver a mi hogar?

Depende del protocolo del hospital, una madre que ha dado recientemente a luz necesita de algunos cuidados especiales en relación al aseo, evolución física luego del parto, ayuda con el apego materno y control del niño en conjunto con el medico neonatologo, es normal que existan muchas dudas en relación a hallazgos físicos en el bebé por parte de la madre, o también es común la necesidad de ayuda y consejo con el amamantamiento. La mayoría de las veces los niños nacidos por parto vaginal pueden volver a su hogar al cabo de 48-72 horas y en el caso de una cesárea luego de 5 días.

¿Que cuidados debo tener en casa?

Los problemas más comunes de la madre (sin incluir el cuidado del niño) son la mastitis, que es una inflamación de la mama que puede requerir el tratamiento con antibióticos y mantener la lactancia materna, o la infección de la herida operatoria de la cesárea. En ambos casos debe acudir a control con la matrona o con su médico obstetra para evaluación y comienzo del tratamiento. Otros cuidados incluyen el aseo genital durante el baño, la ingesta adecuada de líquidos y el uso de cremas hidratantes para la piel.

¿Cuando es el primer control con mi obstetra?

Depende del tipo de parto, de 3 a 7 días luego del alta, o antes en caso de problemas como enrojecimiento de la herida operatoria en una cesárea, mastitis o fiebre.

Autor/es: 
Última actualización: 
Lunes, Septiembre 7, 2015