Angina de pecho

Dolor de pecho

El dolor de pecho es un síntoma muy común y puede deberse a muchas causas como enfermedades pulmonares, golpes, trastornos del esófago. En este artículo se describe el dolor de pecho de causa cardíaca, o cuando el músculo del corazón (miocardio) no recibe la adecuada cantidad de sangre u oxígeno ante un esfuerzo. Este tipo de enfermedad cardiovascular se ha vuelto más frecuente con el aumento de la esperanza de vida ya que afecta a personas mayores, especialmente hombres, y que tienen a su vez el colesterol y la presión sanguínea elevada, son diabéticos o tienen alguna otra enfermedad del corazón. La angina de pecho también puede ser la expresión de una situación más avanzada, en la que se produce un corte total del suministro de sangre y oxígeno a parte del corazón y que resulta en un infarto al miocardio (infarto cardíaco).

Sintomas: 

El síntoma cardinal es el dolor de pecho o angina que se presenta al realizar un esfuerzo como caminar varias cuadras o correr, subir escaleras o con la exposición al frío en la mañana y luego se resuelve con el reposo. Pueden acompañarse otros signos y síntomas como sudoración, falta de aire y palpitaciones. La angina se denomina "inestable" si el dolor de pecho es de reciente comienzo (en el último mes), va empeorando con el tiempo o no pasa al descansar. Al cabo de este período la angina se denomina "estable". Cuando ocurre un infarto al miocardio el dolor es más intenso, no cede con el reposo y puede irradiarse al hombro y brazo izquierdo.

Causas: 

La causa de la angina es la enfermedad de las arterias coronarias, que se normalmente distribuyen sobre la superficie del corazón y se encargan de suministrarle sangre y oxígeno a su musculatura. Con situaciones como colesterol alto, hipertensión o diabetes mal controlada se produce un daño progresivo de la pared de las arterias coronarias hasta que en un momento se estrechan tanto que el corazón no recibe oxígeno suficiente y duele. Este proceso puede desarrollarse a través de los años o en forma abrupta, lo que corresponde a un infarto agudo del miocardio (infarto cardíaco).

Diagnóstico: 

El diagnóstico se realiza habitualmente cuando el paciente acude al servicio de urgencias por dolor agudo de pecho, en donde se realiza el diagnóstico con la historia clínica, un electrocardiograma y exámenes de sangre que determinan la presencia de enfermedad de las arterias coronarias. Si se diagnostica enfermedad coronaria entonces se realiza el estudio de su anatomía mediante una coronariografía, examen en el que se toman imágenes dirigidas de las arterias afectadas y que guiarán el tratamiento en el futuro.

Prevención: 

Es una de las medidas más importantes e incluye:

  • Dieta baja en grasas y alta en fibras
  • Ejercicio regular varias veces a la semana y mantención de un peso normal
  • Tratamiento con medicamentos para bajar el colesterol, azúcar en la sangre y regular la presión arterial
  • Control regular con su médico de cabecera, medir anualmente el colesterol y otras grasas en la sangre, peso y en casos indicados un electrocardiograma de control
Tratamientos: 

El tratamiento de la angina de pecho de causa cardíaca incluye el uso de medicamentos para dilatar las arterias, con lo que se pasa el dolor, el estudio con coronariografía y la determinación de enfermedades asociadas como colesterol elevado en sangre, glucosa elevada (diabetes) y presión arterial elevada. Si la coronariografía determina una enfermedad de las arterias coronarias importante entonces el paciente puede ser candidato a tratamiento invasivo cuyo objetivo es dilatar mecánicamente las arterias coronarias o reemplazarlas. El tratamiento del infarto agudo al miocardio requiere de hospitalización inicial, manejo del dolor, uso de medicamentos y a veces procedimientos médicos para dilatar las arterias afectadas.

Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015