Artrosis

Osteoartritis

También conocida como osteoartritis, artritis degenerativa y enfermedad degenerativa articula. Corresponde al cuadro clínico (síntomas y signos) causado por el daño progresivo de una o más articulaciones. Una articulación conecta dos huesos mediante una cápsula y ligamentos (tejidos fibrosos que conectan dos huesos), y en la zona de contacto entre los dos existe una capa de cartílago, que suaviza y minimiza la fricción entre ellos. La articulación también tiene una pequeña cantidad de un fluido lubricante llamado líquido sinovial.

La artrosis resulta de un daño mecánico de la articulación, con una falta de reparación suficiente de parte del cuerpo. Con el tiempo se daña en forma progresiva el cartílago y eventualmente el hueso. No debe confundirse con la artritis reumatoide, que es una enfermedad inmunológica que afecta las articulaciones.

Debido a que es una enfermedad degenerativa tiende a empeorar con el tiempo, y si los síntomas como dolor o falta de movilidad empeoran significativamente, el paciente puede ser candidato al reemplazo de la articulación afectada con una prótesis (articulación o parte de ella fabricada con materiales sintéticos, como plástico o metal).

Las articulaciones afectadas en forma más frecuente son las manos, pies, columna vertebral, caderas y rodillas.

Sintomas: 

El síntoma más frecuente es el dolor y la falta de movilidad. A veces se puede asociar una sensación de ardor en la articulación o en los músculos y tendones cercanos. Otros síntomas y signos son la crepitación (crujidos) al mover las articulaciones y la deformación progresiva de las articulaciones.

Causas: 

La causa más frecuente es la sobrecarga mecánica prolongada de una o varias articulaciones, ya sea por un tipo específico de actividad física o por sobrepeso. Las causas secundarias incluyen:

  • Lesión de ligamentos y traumatismos
  • Obesidad
  • Artritis séptica (infección de una articulación)
  • Enfermedades inflamatorias, como por ejemplo artritis por gota (causada por ácido úrico elevado y su acumulación en las articulaciones)
  • Síndrome de Marfan
  • Diabetes
Diagnóstico: 

Se basa en la historia clínica del paciente y los hallazgos caracteristicos de cambios degenerativos de la articulación afectada.

Prevención: 

Hay factores que no se pueden prevenir, ya que en muchos casos hay una historia familiar de daño articular degenerativo. Definitivamente se debe evitar el sobrepeso y realizar deportes que eventualmente pueden dañar las articulaciones.

Tratamientos: 

El manejo de la artrosis se basa en mejorar el estilo de vida, con reducción del peso, uso de analgésicos, terapia física y ejercicio moderado (controlado por un fisioterapeuta, ya que algunos tipos de ejercicio pueden dañar aún más la articulación). El uso de glucosamina y sulfato de condroitina es controvertido debido a su costo y reducida efectividad cuando los grupos de pacientes que lo usan se han comparado con aquellos que usan un placebo (tableta sin efecto, usado para experimentos o demostrar la efectividad de un medicamento o tratamiento)

En caso de dolor importante puede usarse la inyección de medicamentos corticoides dentro de la articulación, lo que causa un alivio temporal de las molestias.

Cuando el paciente sufre dolor crónico significativo o presenta notable falta de movilidad articular, entonces el médico traumatólogo evalúa la posibilidad de un reemplazo de la articulación con una prótesis.

Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015