Cáncer

Con el avance de la medicina y la disponibilidad de mejores tratamientos y prevención de otras enfermedades, el cáncer se ha vuelto más frecuente como una condición que puede afectar seriamente la salud del paciente.

En forma general, los tejidos de nuestro cuerpo están compuesto de distintos tipos de células, la menor unidad biológica y que forman en conjunto los órganos, piel, intestino, músculos, cerebro y nervios, huesos, la médula ósea que produce la sangre y el tejido graso por ejemplo. Normalmente los tejidos se desgastan por lo que para su reparación las células que lo forman necesitan multiplicarse. Este mecanismo está estrictamente controlado por múltiples mecanismos. El cáncer corresponde a la pérdida del control de la velocidad de multiplicación de una célula, en que ella comienza a duplicarse en forma acelerada formando acúmulos de células o tumores. Otra particularidad del cáncer es la pérdida de estabilidad del tejido, por lo que las células se desprenden y viajan a otras partes del cuerpo implantándose y formando tumores secundarios o metástasis.

Sintomas: 

Ya que el cáncer puede afectar a cualquier tejido de nuestro cuerpo, los síntomas pueden ser muy variados dependiendo del tejido afectado, los principales incluyen: presentar un aumento de volumen visible o palpable en alguna parte del cuerpo, que crece progresivamente, pérdida de peso progresiva y no explicada (poco específico), malestar general (poco específico), sangre en la orina o en las deposiciones, tos por un período prolongado (puede haber expectoraciones con sangre), fiebre, trombosis o formación de coágulos en las piernas. Todos estos síntomas son relativamente inespecíficos y requieren la evaluación y diferenciación por un médico.

Causas: 

Las causas son variadas y todas tienen como resultado de la pérdida del control de la multiplicación celular a nivel genético o ADN.

  • Causas genéticas. Debidas a genes alterados o dañados que se heredan de uno o ambos padres (por ejemplo en el cáncer de mama y de colon o intestino grueso)
  • Causas ambientales. Exposición prolongada a agentes que dañan el material genético, como los rayos ultravioleta (cáncer de piel), irradiación (leucemia), químicos, humo de cigarrillo
  • Causas multifactoriales. Cuando existe una predisposición genética que es gatillada por la exposición a un factor ambiental
Diagnóstico: 

El diagnóstico es realizado por un médico y dependiendo del conjunto de síntomas y signos físicos en el examen médico pueden solicitarse exámenes generales como un análisis de sangre (hemograma), orina, radiografía de tórax y coagulación. Exámenes más específicos incluyen ultrasonido, endoscopía digestiva, tomografía computarizada e incluso una biopsia quirúrgica en el caso de la presencia de un tumor.

Prevención: 

Debido a que en forma progresiva las personas viven más tiempo, la prevención y la detección en forma temprana son extremadamente importantes. La prevención incluye una dieta saludable, ejercicio regular, evitar la exposición prolongada al sol y a químicos y al humo del cigarrillo. La detección en forma temprana incorpora el control médico, exámenes de detección de los tipos de cánceres más comunes a edades apropiadas y según los antecedentes familiares, como por ejemplo medir el antígeno prostático para detectar el cáncer de próstata desde los 50 años en adelante, colonoscopía en hombre y mujeres mayores de 55 años y control regular con test de Papanicolau con el ginecólogo desde los 20 años o antes dependiendo del inicio de la actividad sexual, y mamografía anual en mujeres mayores de 50 años (antes si han tenido un pariente cercano con cáncer de mama temprano).

Tratamientos: 

Varía en relación al tipo de cáncer, siempre debe realizarse lo antes posible y según el paciente, su edad, localización y estadio (si es inicial o avanzado). El tratamiento es dirigido por un médico oncólogo que puede coordinarse con otros especialistas, por ejemplo, un cirujano. Dentro de las alternativas se incluyen la quimioterapia, radioterapia, resección quirúrgica y nuevos tratamientos que estimulan nuestro sistema inmunológico.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015