Cáncer de colon

El cáncer de colon o intestino grueso es uno de los tipos más frecuentes de cáncer, en especial en los países desarrollados, en que es el tercer tipo más frecuente. La mayoría está asociado al estilo de vida y dieta del paciente y afecta a pacientes mayores de 50 años, a excepción de una minoría en que hay alteraciones genéticas de tipo familiar. A pesar de afectar pacientes en décadas tardías de la vida, se desarrolla lentamente a partir de pólipos benignos en la mucosa del intestino (mucosa es el revestimiento interno del intestino, la que contiene pequeñas glándulas que son el origen de los tumores).

Sintomas: 

Los síntomas del cáncer de colon incluyen un cambio en el hábito intestinal, con aumento o disminución de la frecuencia de las deposiciones cada día en forma mantenida. Otro síntoma puede ser diarrea crónica, sangre o mucosidad en las deposiciones, baja de peso, anemia y obstrucción del intestino.

Causas: 

Son múltiples y entre ellas encontramos:

  • Sexo masculino, dieta alta en grasas y baja en fibras
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Vida sedentaria (poco ejercicio físico)
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa)
  • Alteraciones genéticas. Sólo el 5-10% de los casos, como en la poliposis familiar colónica
Diagnóstico: 

El diagnóstico se realiza a través de una colonoscopía, en que se observa un crecimiento tumoral en la pared de intestino. En ese momento se toman muestras de tejido para el análisis por el médico patólogo. Exámenes complementarios del diagnóstico y para determinar la etapa de la enfermedad incluyen exámenes de sangre y una tomografía axial computada de abdomen y pelvis

Prevención: 

En este tipo de cáncer es muy importante, con un consumo habitual de una dieta alta en fibra y baja en grasas, al igual que una colonoscopía de control en personas sobre 50 años.

Tratamientos: 

El tratamiento del cáncer de colon es quirúrgico. En algunos casos, en etapas muy iniciales basta con extirpar un pólipo canceroso en el momento de la colonoscopía, pero si se extiende hacia la pared del intestino entonces es necesaria la resección de un segmento de intestino grueso. Según el caso y también el entrenamiento del equipo quirúrgico, la operación puede ser realizada mediante una incisión en el abdomen o a través de una laparoscopía, en que la operación se realiza a través de cánulas que se insertan a través de pequeños orificios realizados por el cirujano en la pared del abdomen. Al tratamiento quirúrgico puede agregarse quimioterapia y radioterapia según el tipo y condiciones locales de la enfermedad.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015