Cáncer de útero

Cáncer de endometrio

El cáncer de endometrio, que es el revestimiento interior del útero, el cual se desprende parcialmente durante la menstruación, es uno de los cánceres ginecológicos más frecuentes en países desarrollados, siguiendo a otros tipos como el cáncer de cuello uterino y cáncer de ovario, afectando a mujeres entre 55 y 65 años de edad, y rara vez antes de los 40 años.

Existen dos tipos principales, el tipo 1 se desarrolla antes o cerca de la menopausia y se forma por una estimulación hormonal excesiva del endometrio (hiperplasia del endometrio). Tienen menor invasión a la capa muscular intermedia del útero y son menos agresivos por lo que tienen un mejor pronóstico.

El tipo 2 afecta a mujeres de mayor edad después de la menopausia, especialmente en mujeres de color y no se asocian a una exposición excesiva a estrógenos. Son más agresivos en invadir el resto del útero y tienen un peor pronóstico.

Sintomas: 

El síntoma más común es el sangrado vaginal excesivo o nuevo sangrado después de la menopausia (período después de la última menstruación de la vida). Otros síntomas incluyen: dolor abdominal bajo, anemia (bajo nivel de hemoglobina en la sangre), aumento de peso no explicado, nódulos linfáticos aumentados de tamaño en el cuello, e incontinencia urinaria.

Listado de Sintomas: 
Causas: 

Casi un 40% de los casos de cáncer de endometrio está relacionado a obesidad, uso de estrógenos (un tipo de hormona femenina). Otros factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Nuliparidad (nunca haber dado a luz)
  • Infertilidad
  • Menarquia precoz
  • Menopausia tardía
  • Pólipos endometriales
  • Diabetes
  • Dieta alta en grasas
  • Cáncer de mama previo
  • Cáncer de ovario previo
  • Radioterapia pélvica previa
  • Ser mayor a 35 años
  • Falta de ejercicio
  • Alta ingesta de alcohol diaria
Diagnóstico: 

Ante la historia clínica, se solicita una ecografía para analizar la estructura y posición del útero, si hay un endometrio algo engrosado entonces se realiza una biopsia de endometrio mediante histeroscopía. El material obtenido se envía a análisis por el médico patólogo. Si corresponde a un cáncer de endometrio también puede hacerse una tomografía axial computada para descartar la presencia de extensión de la enfermedad en el abdomen o tórax.

Prevención: 

Existen varios factores de riesgo que se pueden prevenir, tales como la obesidad, tipo de dieta y actividad física. También es importante en control regular con su ginecólogo tratante para detectar en forma precoz varios tipos de cánceres y condiciones ginecológicas que puedan ser más frecuentes en su etapa de la vida.

Tratamientos: 

El tratamiento consiste en una histerectomía, un ginecólogo extirpa el útero y observa cualquier evidencia de extensión de la enfermedad dentro del abdomen. A esto pueden agregarse quimio y radioterapia, lo que es organizado por el médico oncólogo.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015