Cólera

Es una infección intestinal seria causada por una bacteria llamada Vibrio cholerae, con diarrea y vómitos en tal magnitud que pueden causar la muerte del paciente por deshidratación.

La presencia de cólera está relacionada a medidas pobre de higiene en el manejo de los alimentos, pobreza y hacinamiento, así como fallas en la purificación del agua o simplemente falta de agua potable. La bacteria se trasmite a través de alimentos contaminados con deposiciones de otro paciente enfermo y anualmente afecta alrededor de 5 millones de personas en el mundo, causando 100.000 muertes.

El cólera sin tratamiento adecuado puede matar a la mitad de los pacientes afectados.

Sintomas: 

Los principales síntomas son diarrea y vómitos de color claro y de inicio brusco. El volumen de la diarrea puede ser de hasta 20 litros al día. Debido a esto, el paciente se encuentra deshidratado y pálido, y puede presentar alteración de la conciencia si el agua y electrolitos (potasio, sodio, cloro) no se reponen adecuadamente, es decir, en la misma cantidad en comparación a lo perdido.

Causas: 

El Vibrio cholerae (vibrión del cólera) se ingiere y en caso de sobrevivir la exposición al ácido del estómago infecta el intestino, en donde libera la toxina del cólera. La toxina afecta las células del revestimiento intestinal causando una seria alteración de su función, en vez de absorber agua y nutrientes, pasa a liberar cantidades considerables de agua, sodio, potasio y otros elementos.

Ya que la bacteria se ingiere, hay personas más susceptibles a adquirir la infección, por ejemplo aquellas que usan antiácidos o medicamentos para reducir la acidez estomacal. También niños, tipo de sangre O y baja en la inmunidad.

Diagnóstico: 

En el caso de una epidemia, la presencia de vómitos y diarrea profusa en muchos pacientes es diagnóstica. Se confirma con el uso de un test rápido de inmersión, en que una cinta cambia de color ante la exposición al vibrión del cólera. Para determinar la sensibilidad a antibióticos se pueden usar cultivos de la bacteria obtenida en las deposiciones.

Prevención: 

Es muy importante mediante el manejo adecuado de los alimentos, en especial aquellos que no se cocinan como ensaladas y frutas, y el lavado de manos frecuente. El sistema de salud juega un rol vital en el control de las medidas sanitarias de manejo de alimentos y de las aguas servidas, al igual que mecanismos de atención y respuesta rápida ante un brote.

Existen vacunas disponibles en varios países, con un 50% de efectividad y cuya protección dura alrededor de 3 años. En niños menores de 5 años la protección es considerablemente menor.

Tratamientos: 

Consiste en la reposición agresiva de los fluidos y electrolitos perdidos por boca si es posible, o mediante una infusión intravenosa si el paciente no lo tolera. También se utiliza un curso corto, de uno a tres días con un antibiótico (existen varios antibióticos que son efectivos). Los antibióticos pueden acortar la duración de la enfermedad y la cantidad de líquidos que se pierde diariamente.

Referencias: 
  • MedlinePlus: Cólera
  • Organización mundial de la salud (OMS): Cólera
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015