Dengue

Fiebre rompehuesos

También conocida como “fiebre rompehuesos”, el dengue es una enfermedad tropical transmitida por mosquitos. Produce un número elevado de síntomas, pero que en la mayoría de los casos el paciente se recupera completamente de la enfermedad. El mosquito que transmite el virus que causa la enfermedad se llama Aedes aegypti, también conocido como mosquito de la fiebre amarilla. Se encuentra ampliamente distribuido en áreas des sur de los Estados Unidos, América Central, partes tropicales de América del Sur, África Central y Sudáfrica, India, Sudeste Asiático y parte Noroeste de Australia. El mosquito se alimenta habitualmente de sangre de mamíferos, incluyendo seres humanos, al atardecer y en la noche. Es atraído por ciertas sustancias químicas que contiene el sudor y sus áreas de reproducción favoritas son aquellas en donde hay agua estancada. En términos de salud pública, la infección por Dengue es importante porque el número de casos ha aumentado en forma notable en los últimos años. Actualmente la cifra se encuentra en 500 millones de enfermos anualmente.

Sintomas: 

El cuadro característico es de malestar, fiebre, y dolores de cabeza, musculares y de articulaciones intensos y de inicio brusco. La fiebre puede superar los 40ºC y los síntomas duran entre 2 a 7 días. También son características la presencia de una erupción cutánea y enrojecimiento de la piel desde el segundo o tercer día, náuseas y vómitos.

En algunas personas, la enfermedad puede complicarse con síntomas hemorrágicos, con sangrado en el tracto digestivo y presión sanguínea baja. En menos del 1% de los pacientes puede haber compromiso del sistema nervioso central con alteración de la conciencia.

Causas: 

La enfermedad es causada por el virus de la fiebre Dengue, es transmitido por 4 tipos de mosquito pero su principal huésped es el Aedes aegypti. La transmisión sucede cuando la hembra se alimenta de sangre de un paciente con Dengue en su etapa inicial, y luego pica a una persona sana, transmitiendo el virus a través de su saliva. En Dengue también puede ser transmitido a través de derivados de la sangre contaminados (transfusión), trasplante de órganos y de madre a hijo.

Diagnóstico: 

Es clínico, mediante el examen físico del paciente por un médico, en general es la presencia de fiebre alta más otros dos síntomas como vómitos y dolores musculares o erupción cutánea. A veces es necesario descartar otros cuadros con características similares tales como:

  • Malaria
  • Leptospirosis
  • Fiebre hemorrágica
  • Fiebre tifoidea
  • Meningococcemia
  • Sarampión
  • Influenza

En este caso puede ser necesario el aislamiento del virus mediante cultivo celular o análisis de la sangre del paciente con presencia del material genético del virus. En etapas más tardías de la enfermedad el paciente ya tiene presente anticuerpos específicos para Dengue en su sangre.

Prevención: 

La prevención de la enfermedad incluye educación y el control del mosquito, evitando mantener áreas con aguas estancadas, incluso en pequeñas cantidades como en maceteros para las plantas. También se recomienda el uso de repelentes para mosquitos y dormir bajo mallas para mosquitos en áreas endémicas.

Tratamientos: 

No hay medicamentos específicos contra el Dengue, el manejo es de soporte e incluye reposo, antipiréticos e ingesta adecuada de líquidos, manteniendo atención en signos de alarma como vómitos mantenidos y alteración de conciencia.

Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015