Enfermedad de Chagas

Tripanosomiasis

La enfermedad de Chagas, también conocida como tripanosomiasis, es una enfermedad principalmente de áreas tropicales de América Central y Suramérica, aunque puede haber casos incluso en México y el sur de Estados Unidos. La enfermedad fue descrita en forma detallada en forma reciente y sin tratamiento puede causar serias consecuencias en la persona afectada ya que se desarrolla a lo largo de los años, demorando hasta 30 años en producir los primeros síntomas en algunos pacientes. El insecto que transmite la infección es difícil de erradicar y se encuentra principalmente en viviendas pobres construidas con adobe o madera.

Las estimaciones de la organización mundial de la salud es que alrededor de 8 millones de personas en Suramérica, América central y México están infectados, lo que es un real problema pues la enfermedad también puede transmitirse a través de transfusiones, trasplante de órganos y a través de la leche materna.

Sintomas: 

Luego de la infección en muchos pacientes puede pasar un largo período de años, y en otros pacientes luego del período de incubación de 14 días hay una fase aguda se manifiesta con fiebre, inflamación de uno o ambos párpados si el sitio de entrada fue cerca de los ojos (signo de Romaña), fatiga, malestar general, dolor muscular, dolor de cabeza, pérdida del apetito, erupción de la piel, diarrea y vómitos (la fase aguda dura entre 6 a 8 semanas). Un porcentaje bajo de niños con síntomas agudos puede presentar inflamación del músculo cardíaco (miocarditis), lo que es una complicación seria y eventualmente mortal. También puede haber aumento del tamaño del hígado y bazo.

Cerca de un 40% de los pacientes desarrollará una forma crónica con síntomas y signos físicos. De estos, la mayoría presentará un compromiso del músculo cardíaco con dilatación del corazón y riesgo de arritmias y muerte súbita. Otros sistemas afectados son el nervioso (inflamación de los nervios, demencia) y el digestivo (dilatación del esófago e intestino grueso).

Causas: 

La enfermedad de Chagas es causada por el parásito denominado Trypanosoma cruzi, el cual se transmite a través de un insecto llamado triatoma, pero que es popularmente conocido como vinchuca, chinche picuda, chichá, pito, barbeiro o chipo según la región de Latinoamérica. El tripanosoma habita en el intestino del insecto, el cual lo elimina al momento de picar a una persona o un animal, pasando al paciente a través de la picadura o por membranas mucosas como en el ojo.

Diagnóstico: 

Se realiza a través del análisis de sangre bajo el microscopio, en donde se observan los parásitos. También existe el diagnóstico con métodos de laboratorio más complejos, pero que en general se usan para distinguir subtipos de tripanosoma.

Prevención: 

La prevención es fundamental, evitando dormir en viviendas en malas condiciones o acampar en áreas endémicas (el insecto se alimenta en forma nocturna). Las otras medidas involucran a los servicios de salud, con la monitorización de pacientes y de la sangre para ser usada en transfusiones, al igual que la investigación de personas en riesgo de contagio.

Remedios caseros: 

El tratamiento incluye la eliminación del parásito con medicamentos antiparasitarios hasta por dos meses, lo que cura a la mayoría de los pacientes (alrededor de un 80%). Sin embargo, las complicaciones crónicas no son curables, y se debe agregar el tratamiento de ellas, por ejemplo, una arritmia puede requerir de medicamentos o un marcapasos, o resección quirúrgica de un intestino grueso dilatado en forma irreversible.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015