Hiperlipidemias

Alteraciones del colesterol, triglicéridos y otras grasas en la sangre

Los niveles altos de grasas o lípidos en la sangre son una causa importante de las enfermedades cardiovasculares y también de otras patologías del mundo actual. Se relaciona al sobrepeso y la obesidad pero también su causa puede ser genética, es decir, la alteración de los niveles de grasas en la sangre está determinada en forma congénita, podemos nacer con esas alteraciones metabólicas.

En forma práctica las grasas o lípidos se pueden medir en la sangre en un perfil de lípidos, que habitualmente se solicita en adultos como parte de los controles de salud, especialmente si tiene familiares con antecedentes de enfermedad cardiovascular y colesterol alto.

¿Cuáles son los tipos de grasas que son analizados en un perfil de grasas o lípidos?

Colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad): Corresponde a las grasas “malas”, ya que en cantidades elevadas en la sangre comienza a acumularse en las paredes de las arterias y ocasiona endurecimiento y obstrucción de ellas en todo el cuerpo con el paso del tiempo. Este proceso se denomina arteriosclerosis. Cerca del 75% del colesterol en nuestro cuerpo es producido en nuestro propio hígado, y en menores cantidades en otros órganos. El colesterol es un componente vital de la pared de las células de nuestro cuerpo, por lo que niveles muy bajos tampoco son sanos. Como nivel normal se considera menor a 100 mg/dL, y del colesterol total (incluyendo otros tipos) menor a 200 mg/dL. Parte del colesterol proviene de la dieta, especialmente si es alta en grasas.

Colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad): Este es el colesterol “bueno”, ya que debido a su metabolismo ayuda a mantener otros tipos de grasas fuera de las células y la pared de las arterias. Niveles normales (Iguales o mayores a 40 mg/dL en hombres y 50 mg/dL en mujeres) son deseables y niveles altos o mayores a 60 son un factor protector en contra de las enfermedades cardiovasculares.

Triglicéridos: Son un tipo de lípidos formados por ácidos grasos y ayudan a la transferencia de otras grasas y glucosa desde y hacia el hígado. Niveles excesivos en la sangre o mayores a 200 mg/dL pueden contribuir a la arteriosclerosis y también pueden ser signo de otra enfermedad que no está bien controlada, como diabetes, enfermedad del hígado y de los riñones. Niveles altos también pueden ser un efecto secundario del uso de medicamentos para la presión sanguínea, diuréticos, corticoides y quimioterapia por ejemplo.

¿Por qué es importante controlar el nivel de los lípidos?

Los niveles altos en forma prolongada en el tiempo elevan sustancialmente el riesgo de su acumulación de grasas en nuestras arterias y su endurecimiento, aumentando significativamente el riesgo de infarto del miocardio, accidentes vasculares cerebrales y obstrucción de las arterias en el cuerpo, por ejemplo de aquellas que llevan sangre hacia los riñones o hacia las extremidades.

¿Cuáles son las medidas que debo tomar para mantener niveles normales de lípidos en la sangre?

Lo primero es el control en forma regular de sus niveles, una vez al año o según lo indique su doctor. Si se comprueban niveles límites o altos su médico puede organizar con usted un programa de dieta baja en grasas y azúcares refinados, y con alimentos que contengan más fibra y ácidos grasos omega-3.

Bajar de peso y el ejercicio regular (no de fin de semana, sino que diario) son medidas importantes en la regulación de las grasas en la sangre.

Ya que la mayoría del colesterol malo se produce en nuestro propio cuerpo y a veces no sucede la respuesta esperada o ya tiene otra enfermedad que acelera la arteriosclerosis, como la diabetes por ejemplo, su médico puede decidir usar un medicamento para bajar las grasas en la sangre. Existen varios tipos y actúan mejor según el tipo de grasa elevada o la combinación de grasas altas en la sangre. Si debe usarlos, debe estar en control regular con su doctor para controlar que no haya efectos colaterales y los niveles de lípidos se mantengan bajo control.

Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015