Ictus

Accidente cerebro-vascular, Embolia cerebral, Infarto cerebral

El ictus engloba un conjunto de patologías que tienen en común que una determinada zona del cerebro sufre de forma brusca de una falta de riego sanguíneo. Esto ocasiona graves daños en la zona afectada debido a la falta de nutrientes y sobre todo a la falta del oxígeno que las neuronas necesitan para realizar sus funciones vitales, y lo que es peor, estos daños pueden ser permanentes, es decir, las neuronas y sus funciones no se recuperan aunque posteriormente se reestablezca el riego sanguíneo normal en la zona afectada. En un elevado porcentaje de casos el ictus produce graves secuelas en las personas afectadas, incapacitándolas para realizar una vida normal. De hecho, en la actualidad, es la principal causa de discapacidad intelectual y física en adultos.

Sintomas: 

Los principales síntomas que acompañan el inicio de un ictus son: a) la pérdida brusca de fuerza o sensibilidad en un lado del cuerpo (cara, brazo, pierna), b) la pérdida brusca parcial o total de la visión, c) problemas súbitos de la capacidad de hablar, d) intenso dolor de cabeza de inicio brusco. Las secuelas permanentes pueden ser: a) hemiplejia, es decir, parálisis motora de la mitad del cuerpo, b) falta de sensibilidad en la mitad del cuerpo, c) trastorno o falta de capacidad de hablar. El grado de estas secuelas varía en cada persona en función del tamaño y localización de la zona cerebral afectada.

Causas: 

Existen dos causas principales que original el ictus: la falta de riego provocada por la obturación de una arteria debido a un trombo o coágulo (ictus isquémico) y la rotura de un vaso sanguíneo (arteria o vena) (ictus hemorrágico).

Factores de riesgo: 

Los principales factores de riesgo son los mismo que los del infarto de corazón y son: la arterioesclerosis, la hipertensión, la obesidad, la hipercolesterolemia y la diabetes. También incrementan el riesgo de padecer un ictus determinados hábitos de vida como el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y el consumo de drogas cocaína, anfetaminas..). Además se sabe que hay determinados factores genéticos que hacen que determinadas personas tengan un mayor riesgo de sufrir un ictus. Por otro lado, la edad también juega un importante papel, siendo las personas mayores las que tienen mayor riesgo.

Diagnóstico: 

El diagnóstico del ictus se realiza principalmente por los síntomas del paciente y en base a pruebas de imagen como la tomografía computerizada y la resonancia magnética. Estas pruebas de imagen permiten saber si el ictus es isquémico o hemorrágico lo que es muy importante para decidir el tratamiento a efectuar con carácter inmediato y para determinar la probabilidad de aparición de futuros episodios y las medidas más eficaces para prevenirlos. Actualmente no se disponen de pruebas de laboratorio que puedan ayudar en el diagnóstico.

Prevención: 

La mejor prevención para el ictus consiste en tratar adecuadamente las enfermedades que incrementan su riesgo (hipercolesterolemia, obesidad, diabetes, hipertensión) y llevar hábitos de vida saludables como una alimentación sana, ejercicio físico moderado y el no consumo de alcohol, tabaco y drogas.

Tratamientos: 

Debemos diferenciar entre el ictus isquémico y el hemorrágico pues el abordaje terapéutico es muy diferente. Para el ictus hemorrágico no existe un tratamiento específico, lo que se debe hacer es tratar la causa de la hemorragia siempre que ello sea posible. En casos seleccionados se drena el hematoma (acúmulo de sangre) y en otros casos se interviene quirúrgicamente. En el caso del ictus isquémico, sólo hay disponible un tratamiento farmacológico, consistente en la administración de un anticoagulante (r-TPA o Activador Tisular del Plasminógeno recombinante) para disolver el coágulo que ha originado el ictus. Este tratamiento sólo se puede administrar durante las primeras 3-4,5 horas desde el inicio de los síntomas por lo que resulta vital que el enfermo acuda urgentemente a una unidad médica especializada.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015