Insomnio

Trastorno del sueño

El insomnio es un trastorno del sueño. Las personas que lo padecen tienen dificultad persistente para conciliar o mantener el sueño, lo que afecta su desempeño normal durante el día. El insomnio suele resolverse espontáneamente en menos de tres meses, aunque hay quienes pueden padecerlo durante meses o incluso años (insomnio crónico). Usualmente, esto sucede en personas susceptibles a padecer insomnio o que sufren enfermedades psiquiátricas u otras condiciones debilitantes.

Sintomas: 

Los síntomas del insomnio incluyen dificultad para conciliar el sueño e imposibilidad de permanecer dormido durante la noche. Aunque las personas con insomnio puedan conciliar el sueño, suelen despertarse múltiples veces durante la noche y por lo general tienen un sueño no reparador o de pobre calidad. El insomnio altera el desempeño normal de las personas durante el día, por lo que es frecuente que produzca fatiga, problemas de atención, concentración y memoria, bajo desempeño laboral o escolar, alteraciones del estado de ánimo, somnolencia diurna, entre otros síntomas.

Causas: 

En algunos casos el insomnio se produce como resultado de vivir situaciones que causan estrés, lo que significa que el sueño se normalizará cuando aquello que origina la preocupación o el estrés se solucione. En otros casos se debe a padecimientos que afectan la salud mental incluyendo depresión, trastornos de ansiedad u otras enfermedades mentales. También suele acompañar a enfermedades crónicas y debilitantes, lo que incluye cáncer, artritis, hipertensión arterial, dolor crónico, enfermedades renales o del corazón, problemas pulmonares y enfermedad de Parkinson. Finalmente, el insomnio se presenta junto con otros trastornos del sueño como el síndrome de las piernas inquietas, el síndrome de apnea obstructiva del sueño y los trastornos del ritmo circadiano.

Factores de riesgo: 

El insomnio ocurre con más frecuencia en mujeres, adultos de mediana edad y ancianos, personas divorciadas, separadas o viudas, desempleados y que usan drogas. Asimismo, es habitual en quienes trabajan por turnos y pacientes con enfermedades psiquiátricas o padecimientos de salud crónicos.

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Esquizofrenia
  • Enfermedades neurológicas
  • Enfermedades crónicas
  • Drogadicción
  • Uso de ciertos medicamentos, incluyendo antihipertensivos, antidepresivos, descongestionantes, estimulantes, hormonas y antiepilépticos
Complicaciones: 

El insomnio puede alterar de forma importante la salud y la calidad de vida. Las personas con insomnio tienen problemas de concentración, de atención y de memoria, por lo que son más susceptibles a cometer errores. Esto las predispone a sufrir accidentes laborales y de tráfico. El insomnio también puede afectar negativamente las relaciones sociales y el rendimiento laboral y académico. Por otro lado, las personas con insomnio tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades psiquiátricas y otros padecimientos crónicos.

Diagnóstico: 

El diagnóstico del insomnio se basa en los síntomas. El médico puede indicarle llevar un diario de sueño, en el que debe registrar entre otras cosas el tiempo que tarda en quedase dormido, o permanece despierto durante la noche, la hora en que va a la cama o se levanta. El médico puede prescribir algunos exámenes para detectar la presencia de otras enfermedades que comúnmente acompañan el insomnio.

  • Diario de sueño
Tratamientos: 

El tratamiento inicial debe incluir al menos un tipo de intervención cognitivo-conductual. Evidencia reciente sugiere que este tipo de intervención, incluso si se aplica de forma aislada, mejora de forma significativa los síntomas del insomnio.

Los sedantes e hipnóticos son los medicamentos indicados para tratar los problemas del sueño, especialmente en personas que presentan casos severos o que tienen además otras enfermedades. No curan el insomnio pero mejoran los síntomas. Sin embargo, debido a que son adictivos no se recomienda su uso prolongado.

La acupresión ha demostrado ser efectiva para tratar el insomnio según un estudio reciente. El informe sugiere que aplicar acupresión sobre los puntos HT7 (Shenmen) en ambas muñecas, durante cinco semanas es efectivo para reducir la severidad del insomnio. Además los efectos del tratamiento persisten hasta dos semanas después de la intervención.

  • Terapia cognitiva-conductual
  • Sedantes
  • Hipnóticos
  • Acupresión
Remedios caseros: 

Realizar ejercicio físico al menos seis horas antes de ir a la cama es una alternativa para tratar el insomnio. No obstante se debe evitar hacer ejercicio vigoroso o intenso durante la noche, especialmente si piensa ir a dormir de inmediato porque puede agravar el problema.

Algunos cambios en la dieta pueden también ser de utilidad. Evite tomar bebidas que contengan cafeína o alcohol antes de ir a la cama y no consuma grandes cantidades de comida antes de ir a dormir.

Referencias: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015