Insuficiencia cardíaca

Actualmente las enfermedades cardiovasculares, es decir, las que afectan el corazón, arterias y venas se encuentran entre las principales causas de mortalidad y de incapacidad funcional de una persona. La causa del aumento de su frecuencia es múltiple, ya sea porque las personas viven más tiempo con enfermedades como hipertensión o luego de un infarto del miocardio, o simplemente porque otras causas de mortalidad han disminuido en forma mundial, tales como enfermedades infecciosas.

La insuficiencia cardíaca corresponde a la incapacidad del corazón para bombear sangre hacia el resto del cuerpo de acuerdo a las necesidades. En un grado leve, se notará sólo en momentos de mayor ejercicio pero en casos más avanzados los síntomas se notan aún en reposo. La insuficiencia cardíaca es tratada con varias medidas pero en fases más avanzadas el paciente puede ser candidato a un trasplante de corazón.

Sintomas: 

El corazón es un órgano de increíble capacidad y respuesta ante el estrés y enfermedades, por lo que los síntomas tienden a ser tardíos. El primero en aparecer es la taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, así puede bombear sangre en mayor cantidad aunque no en forma eficiente. Otros síntomas son fatiga rápida, falta de aire y edema o hinchazón de las extremidades. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca avanzada son la falta de aire luego de esfuerzos leves, o la necesidad de dormir usando varias almohadas o ligeramente sentado para evitar la falta de aire (ortopnea). También pueden haber síntomas debido a la ineficiente función cardíaca, por lo que la sangre se acumula antes de llegar al corazón, produciendo dilatación venosa, aumento del tamaño del hígado y falla de la función hepática.

Causas: 

La deterioración progresiva del corazón tiene múltiples causas, algunas de corta y otras de larga evolución en el tiempo:

  • Infarto agudo de miocardio
  • Enfermedad crónica de las arterias coronarias
  • Hipertensión arterial crónica mal tratada (el paciente mantiene la presión sanguínea elevada durante los años debido a sobrepeso, falta de control médico, no usar los medicamentos recetados o comer sal en cantidades normales o elevadas)
  • Enfermedades del músculo cardíaco (miocardiopatías)
  • Tabaquismo crónico
Diagnóstico: 

Se realiza a través del examen físico, por lo que el médico tratante ordena algunos exámenes como una radiografía de tórax, en que puede verse dilatación del corazón en muchos casos, y también mediante un ecocardiograma que muestra alteraciones en la función cardíaca. El electrocardiograma también puede mostrar alteraciones de la actividad eléctrica del corazón que son sugerentes de enfermedad. En aquellos casos en que se sospecha de una enfermedad del músculo cardíaco puede ser necesario tomar una muestra (biopsia) para su análisis bajo microscopio por un médico patólogo.

Prevención: 

Como en todas las enfermedades cardiovasculares, medidas generales como un peso normal, dieta baja en sal, control de la presión arterial y también el control regular con su médico de cabecera, siendo en forma más frecuente en aquellas personas con antecedentes de presión arterial elevada o infarto de miocardio previo.

Tratamientos: 

El tratamiento de la insuficiencia cardíaca incluye medidas generales como una dieta baja en sal y medicamentos que facilitan la acción del corazón. El buen control de la presión sanguínea, baja de peso corporal y suspensión inmediata del tabaquismo son medidas vitales. Otros tratamientos agregados dependen de la causa de la insuficiencia cardíaca. En algunos casos de enfermedad avanzada pero con un paciente que con un corazón en buenas condiciones tendría una expectativa de vida normal, la persona puede ser candidata a un trasplante cardíaco.

Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015