Meningitis

La meningitis es una enfermedad cuyos síntomas se producen debido a la inflamación de las meninges, que usualmente se debe a infecciones. El grado de inflamación de las meninges depende de la severidad de la infección. En los casos más graves los procesos inflamatorios pueden extenderse al cerebro o a los nervios, lo que podría causar daños neurológicos severos o la muerte. La meningitis puede afectar a personas de todas las edades, pero es especialmente frecuente en niños, ancianos y personas que padecen inmunodeficiencia.

Sintomas: 

Los síntomas de la meningitis se pueden desarrollar al cabo de pocas horas o de días. La mayoría de personas con meningitis (aproximadamente el 95%) presenta al menos dos de los siguientes síntomas: fiebre, dolor de cabeza, rigidez de nuca y alteración del estado de conciencia. Otros síntomas pueden incluir nausea, vómito, somnolencia, coma, fotofobia, confusión mental e irritabilidad. Aproximadamente la mitad de los niños y recién nacidos que padecen meningitis presentan convulsiones. En niños pequeños la meningitis no produce síntomas claros, con frecuencia éstos sólo se muestran lentos, inactivos, irritables o tienen problemas para alimentarse.

Causas: 

La mayoría de los casos de meningitis está provocada por virus (cerca del 80%), el resto se debe a infecciones bacterianas, fúngicas o parasitarias, intoxicaciones, medicamentos u otras enfermedades. Otras causas de meningitis pueden incluir cirugías de la cabeza o el cuello, heridas penetrantes en la cabeza, fracturas del cráneo que muestren hundimientos, entre otras.

Factores de riesgo: 

Tienen más riesgo de padecer meningitis los niños pequeños (menores de dos años) y los ancianos (mayores de 60 años). También están en riesgo los niños pequeños que no han sido vacunados y las personas que han estado en contacto con enfermos.

  • Niños menores de dos años
  • Personas mayores de 60 años
  • Falta de vacunación
Complicaciones: 

Incluso con tratamiento adecuado alrededor del 30% de las personas con meningitis bacteriana presenta luego complicaciones neurológicas. Corren más riesgo de sufrir complicaciones las personas que presentan estado alterado de conciencia, convulsiones, padecen inmunodeficiencia y los menores de dos o mayores de 60 años de edad.

  • Sordera
  • Ceguera
  • Parálisis
  • Trastornos del movimiento
  • Discapacidad intelectual
  • Epilepsia
Diagnóstico: 

El diagnóstico de la meningitis se basa en los síntomas de la persona enferma. Ante la sospecha de meningitis el médico ordenará la realización de exámenes de sangre y dependiendo del caso puede además ordenar la realización de una punción lumbar. La punción lumbar se realiza para extraer líquido cefalorraquídeo y analizarlo en el laboratorio.

  • Exámenes de sangre
  • Punción lumbar
Prevención: 

Las vacunas pueden prevenir algunas de las infecciones bacterianas que causan meningitis.

  • Vacuna contra H nfluenzae tipo b
  • Vacuna contra N meningitidis
  • Vacuna contra S pneumoniae
Tratamientos: 

Las personas con meningitis deben ser hospitalizadas y recibir tratamiento lo antes posible. El tratamiento puede incluir medicamentos para tratar las convulsiones (anticonvulsivantes) y antinflamatorios. Dependiendo de la causa también podrían recibir medicamentos antibacterianos y antivirales.

  • Antibacterianos
  • Antivirales
  • Antinflamatorios
  • Anticonvulsivantes
Referencias: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015