Muerte súbita cardiaca

La muerte súbita se refiere al resultado fatal de una falla cardíaca que causa pérdida de conocimiento súbito luego de la presencia de síntomas por menos de una hora. El cuadro es rápido e inesperado.

Sintomas: 

Los síntomas son variables, desde una pérdida rápida de la conciencia hasta un período previo con dolor de pecho, falta de aire y sudoración, durando menos de una hora en total.

Causas: 

La mayoría de los pacientes son afectados por una obstrucción aguda de las arterias coronarias del corazón que se encargan de brindarle oxígeno y energía a éste, causando un infarto agudo del miocardio. Otras causas cardíacas incluyen arritmias, las que pueden ser tan serias que descompensan la función del corazón y evitan su funcionamiento normal, por lo que no se envía sangre oxigenada al cerebro y otros órganos del cuerpo.

La gran mayoría de los pacientes de más de 40 años tiene antecedentes previos de enfermedad cardíaca previa (enfermedad coronaria, malformaciones congénitas del corazón, insuficiencia cardíaca crónica, etc.), pero algunos pacientes son jóvenes y la muerte súbita es el resultado de una arritmia aguda, como a veces se observa en deportistas.

Existen otras causas de muerte súbita, como una falla respiratoria aguda en el caso de obstrucción de las vías aéreas por un cuerpo extraño (comida por ejemplo) o debido a una reacción alérgica seria (anafilaxis).

Prevención: 
  • Enfermedad coronaria. Control regular con su médico tratante, mantención de niveles normales de colesterol y otras grasas en la sangre, niveles de azúcar (glucosa) en pacientes diabéticos, presión arterial normal y ejercicio regular, supervisado por su médico
  • Arritmia cardíaca. Control regular con su cardiólogo, uso de los medicamentos indicados o marcapasos cardíaco
  • Insuficiencia cardíaca. Control con su cardiólogo, uso de los medicamentos indicados, dieta baja en sal y actividad regular según lo indicado por su médico
  • Pacientes con antecedentes de muerte súbita de un familiar cercano durante la juventud. Control con su médico de cabecera, eventual realización de un electrocardiograma con el fin de descartar una enfermedad cardíaca oculta
Referencias: 
Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015