Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad común, sobre todo en una edad avanzada, y que hace que nuestro organismo no sea capaz de mantener los huesos de forma adecuada. El hueso es un tejido que está en constante renovación. En la osteoporosis, la creación de nuevo hueso no es capaz de compensar el tejido óseo que se va destruyendo. Los huesos pierden densidad y se hacen más frágiles. La enfermedad es más frecuente en mujeres, sobre todo cuando después de la menopausia disminuyen los niveles de hormonas femeninas (estrógenos). La principal complicación de este trastorno son las fracturas o roturas de huesos.

Sintomas: 

En muchos casos, la osteoporosis pasa desapercibida hasta que se produce una fractura ósea. El dolor de espalda y la pérdida de altura pueden ser también signos de la presencia de esta enfermedad. Las vértebras se debilitan y la columna vertebral puede afectarse.

Causas: 

Las causas de la osteoporosis pueden ser diversas. Puede haber falta de los nutrientes necesarios para la fabricación de hueso (calcio, vitamina D), o pueden fallar los mecanismos que permiten la fijación del calcio para crear nuevo tejido óseo. Esta última causa es quizás la más frecuente y es la que explica la mayor frecuencia de osteoporosis en mujeres con un nivel bajo de hormonas femeninas (estrógenos) o en hombres con la hormona masculina (testosterona) disminuida. Causas de un bajo nivel de hormonas femeninas pueden ser, por ejemplo, la menopausia, la ausencia del período durante cierto tiempo (por exceso de ejercicio o por una dieta muy estricta) o una operación quirúrgica en la que se han eliminado los ovarios (histeroctomía). La disminución de la producción de testosterona puede ocurrir por medicación con glucocorticoides, exceso de ingesta de alcohol, etc.

Factores de riesgo: 

Los típicos factores de riesgo son la edad (cuanto más elevada más riesgo), el sexo (más frecuente en mujeres), la raza (las personas con caucásico o asiático tiene más probabilidades de contraer la enfermedad) y los antecedentes familiares (en parte, es una enfermedad hereditaria). Otros factores son el tabaquismo, el alcohol, un largo período de reposo, ciertos medicamentos (esteroides), y algunas enfermedades. Entre las enfermedades que aumentan el riesgo de sufrir osteoporosis están algunas que afectan a los huesos (por ejemplo, artritis reumatoide), a los niveles hormonales (por ejemplo, hipertiroidismo), o a la absorción de alimentos (por ejemplo, la enfermedad celíaca).

Prevención: 

El mejor método para prevenir la osteoporosis es mantener un estilo de vida saludable que incluya actividad física frecuente y una buena dieta.

Tratamientos: 

Tomar suplementos de vitamina D y de calcio puede ser recomendable. Por otra parte, para prevenir la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas existen medicamentos específicos que pueden utilizarse.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015