Piojos

Los piojos son parásitos que viven en la cabeza y se alimentan de sangre. Están muy especializados y hay distintos tipos de piojos según el animal que utilizan como huésped e incluso en función de la zona que habitan del cuerpo. La infestación por piojos es altamente contagiosa, sobre todo en edad escolar. No suele tener complicaciones y puede tratarse con relativo éxito con lociones o champús al efecto.

Sintomas: 

El síntoma más habitual es el picor en la cabeza. Si un niño en edad escolar se rasca con frecuencia es conveniente revisar el pelo con cuidado.

Listado de Sintomas: 
Causas: 

La infestación por piojos se contrae por contagio a través del contacto directo cabeza a cabeza o a través de utensilios como peines, gorros, toallas, bufandas, auriculares, etc. Actualmente es muy frecuente en niños en edad escolar.

Diagnóstico: 

Se puede detectar con relativa facilidad una infección por piojos gracias a los huevos de estos insectos (liendres). Las hembras colocan alrededor de 8 huevos o liendres por día adheridos a la base del pelo, a menos de 1 cm del cuero cabelludo. Son pequeños puntos blancos o amarillos muy pequeños (de menos de 1 mm) que suelen localizarse detrás de las orejas o cerca de la nuca. Se pueden distinguir de la caspa porque las liendres no se separan con facilidad del pelo y se mantienen después del lavado.

Prevención: 

La mejor forma de prevenir la infección con estos parásitos es mantener el pelo muy corto y pasar con frecuencia un peine especial de dientes muy finos.

Tratamientos: 

El tratamiento habitual es la aplicación de lociones o champús que contienen una sustancia llamada piretrina o permetrina.

Remedios caseros: 

La aplicación de vinagre después del lavado con champú se considera una forma bastante efectiva de eliminar los piojos.

Autor/es: 
Última actualización: 
Jueves, Septiembre 3, 2015