Endoscopía digestiva alta

Es un tipo de examen diagnóstico y también de tratamiento en el que en un paciente previamente sedado se inserta un tubo flexible por la boca, el cual contiene una fibra óptica para observar y además un canal de trabajo, que es hueco y permite pasar sondas o “alambres” muy delgados que permiten tomar pequeñas muestras de tejido. Una endoscopía es extremadamente útil ya que permite observar directamente el esófago, estómago y el duodeno para diagnosticar distintas patologías, obtener muestras para análisis con el médico patólogo y también realizar tratamientos, como por ejemplo detener el sangrado de una úlcera gástrica o duodenal. El procedimiento dura entre 20 y 45 minutos.

Fecha de publicación: 
Jueves, Septiembre 3, 2015
Autor/es: